The Stock Market

TDL Brief: La Bolsa

read time - icon

0 min read

Feb 17, 2021

El vínculo entre la ciencia del comportamiento y el mercado bursátil siempre es relevante, pero la conversación en torno a él cobra cada vez más importancia en tiempos de incertidumbre, como se ha visto en las primeras fases de la pandemia de coronavirus. La mayor volatilidad del mercado y los sentimientos de ansiedad que la acompañan pueden influir aún más en nuestras decisiones. Si no conocemos los principios de las ciencias del comportamiento, como los sesgos cognitivos que pueden llevarnos por mal camino y la forma de superarlos, podemos acabar tomando decisiones equivocadas por las razones equivocadas.

Por supuesto, nuestra toma de decisiones no siempre se basa únicamente en la lógica, ni siquiera en los mejores momentos. Hay muchos factores que pueden influir en nuestras decisiones, a menudo sin que nos demos cuenta. Como inversor, revisar la cartera con frecuencia puede parecer una buena forma de mantenerse al día. Sin embargo, se ha demostrado que puede dar lugar a decisiones precipitadas e irracionales. Conociendo los factores que pueden influir negativamente en nuestras decisiones, podemos aprender a evitarlos. Cuando se trata del mercado de valores, esto nos permite tomar decisiones acertadas con respecto a nuestras inversiones. Mejores decisiones significan mejores resultados, y mejores resultados significan menos ansiedad, lo que a su vez nos permite tomar mejores decisiones... y el ciclo continúa.

1. El poder de los prejuicios

Por: "Behavioral Guidance During Market Volatility: Why Managing Our Emotions May Lead To Better Investment Outcomes", PIMCO

Al igual que nuestra energía física se agota después de trabajar nuestro cuerpo, nuestra mente no puede hacer mucho antes de necesitar un descanso. Aunque nuestros recursos mentales se dedican a tareas importantes, como procesar los estímulos que nos rodean y tomar decisiones importantes, no están disponibles en cantidad infinita. Por eso, nuestro cerebro toma atajos que nos permiten conservar esa energía mental para las tareas verdaderamente importantes. En la toma de decisiones, estos atajos se denominan sesgos cognitivos y heurísticos. Son herramientas útiles para tomar decisiones eficientes cuando no hay mucho en juego -por ejemplo, al decidir qué ropa ponernos-, pero pueden surgir problemas cuando confiamos en los sesgos y la heurística para tomar decisiones importantes, como cómo invertir nuestro dinero.

Un sesgo que puede influir en el comportamiento de los inversores es el sesgo de recuerdo. Este sesgo se refiere a cómo tendemos a recordar acontecimientos recientes de forma más vívida que acontecimientos que ocurrieron hace más tiempo. Como recordamos mejor estos acontecimientos, pensamos que es probable que se repitan. Esto puede hacer que cambiemos nuestro comportamiento inversor para alinearnos con las tendencias del mercado de nuestros recuerdos recientes, que en realidad no están relacionadas con los resultados futuros.

Un segundo sesgo que los inversores deben tener en cuenta es la aversión a las pérdidas, que describe cómo tendemos a sentir las pérdidas más agudamente que las ganancias y, como tales, preferimos evitar las pérdidas a adquirir ganancias de igual valor. Como resultado, los inversores pueden dejar que su miedo a perder dinero dirija su toma de decisiones, lo que puede llevarnos a tomar decisiones inadaptadas.

Otro ejemplo de sesgo que puede influir en el comportamiento inversor es el efecto de encuadre, que se refiere a cómo la forma en que se nos presenta la información puede afectar a la forma en que evaluamos esa información. Por ejemplo, si una opción de inversión se presenta de forma negativa, o en términos de pérdidas, podemos tener dudas a la hora de seleccionarla. Sin embargo, si una opción equivalente se presenta de forma positiva, o en términos de ganancias, podemos estar más dispuestos a elegirla. La forma en que se enmarca la información puede cambiar completamente nuestra percepción de la misma, influyendo significativamente en nuestras acciones posteriores.

Cuando se trata de las decisiones que importan, como elegir cómo invertir tu dinero, es importante tomarse el tiempo necesario para tomar decisiones esforzadas basadas en la lógica y la razón, en lugar de tomar un atajo y arriesgarse a un resultado desfavorable.

2. Cómo evitar la inversión emocional

Por: Russ Wiles, "Las emociones pueden estropear un plan de inversión. Beware of 6 Irrational Ways To Make Decisions", AZCentral, septiembre de 2020.

Los economistas conductuales están especialmente interesados en saber por qué la gente toma decisiones irracionales, lo que ha llevado a investigar los efectos de los distintos sesgos. Está claro que los sesgos pueden llevarnos a tomar malas decisiones, lo que plantea la cuestión de cómo podemos evitar confiar en ellos a la hora de tomar decisiones, sobre todo cuando se trata de decisiones importantes, como qué hacer con nuestro dinero.

Un consejo sencillo para evitar sucumbir a los diversos sesgos que pueden influir en nuestra toma de decisiones es ser conscientes de ellos. Informarse sobre los factores que pueden influir en las decisiones que tomamos sobre nuestras inversiones puede ayudarnos a ser más conscientes de cómo tomamos nuestras decisiones en el futuro. Por ejemplo, combinar el conocimiento de la aversión a las pérdidas con la investigación sobre cómo son las fluctuaciones normales del mercado puede evitar que luchemos por evitar las pérdidas y permitirnos, en cambio, tomar decisiones racionales basadas en el panorama general.

Otra cosa que puede resultarle útil es escribirse a sí mismo una carta en la que detalle sus objetivos y valores en relación con sus inversiones. Cuando el mercado se vuelve turbulento, revisar esta carta puede ayudarnos a recordar lo que es importante para nosotros a largo plazo, lo que puede mantenernos con los pies en la tierra y evitar que tomemos medidas de las que luego nos arrepintamos.

Una tercera recomendación para promover decisiones de inversión racionales es evitar la impulsividad siempre que sea posible. Si tomamos decisiones en caliente, es más probable que nos guiemos por prejuicios y heurísticos. En lugar de eso, tómese un respiro y permítase calmarse antes de decidir qué acciones emprender. De este modo, podrás utilizar la lógica para tomar una decisión, en lugar de sucumbir al pensamiento sesgado.

3. Consecuencias de los controles frecuentes

Por: Mark Hulbert, "Esta es una forma segura de cometer costosos errores de inversión en la crisis coronaria", Market Watch, marzo de 2020.

La caída en picado del mercado bursátil como consecuencia de la pandemia de coronavirus bastó para sembrar la incertidumbre incluso en los inversores más confiados. Una consecuencia común de la mayor ansiedad resultante fue que muchos inversores empezaran a revisar sus carteras mucho más de lo habitual. Las comprobaciones frecuentes parecen tranquilizadoras e incluso pueden llevarnos a pensar que nos estamos haciendo un favor a nosotros mismos al ser más precavidos. Sin embargo, lo único que se consigue en realidad es aumentar nuestra ansiedad sobre el estado de nuestras inversiones.

Un artículo publicado en 1995 en el Quarterly Journal of Economics por Shlomo Benartzi y Richard Thaler, renombrados economistas del comportamiento, aporta pruebas empíricas que apoyan la teoría de que la comprobación frecuente conduce a una mala inversión. Para ello, compararon a un grupo de inversores que revisaban sus carteras con regularidad con otro grupo de inversores que sólo lo hacían de vez en cuando. El grupo de "revisores frecuentes" tendía a tener carteras más conservadoras y, en última instancia, obtuvo resultados significativamente peores que los "revisores infrecuentes" a largo plazo. Thaler y Benartzi denominaron a este efecto "aversión miope a las pérdidas", porque representa una miopía metafórica, o incapacidad de ver el panorama general, por parte de los inversores que revisan sus carteras con frecuencia.

La investigación de Benartzi y Thaler se llevó a cabo en las décadas de 1980 y 1990, antes de que Internet nos diera acceso instantáneo a la información sobre el rendimiento de nuestras carteras. De hecho, las personas a las que se refieren en su artículo como "revisores frecuentes" sólo revisaban sus carteras cada pocos meses. Si bien es cierto que la facilidad de acceso a la información que experimentamos hoy en día ha cambiado las cosas, el principio de la cuestión sigue siendo válido. Un estudio más reciente de la Oficina Nacional de Investigación Económica comparó los resultados de los inversores que revisan sus carteras casi constantemente con los de los que lo hacen una vez cada cuatro horas. Al igual que Benartzi y Thaler, descubrieron el elevado coste de la comprobación frecuente. Los inversores que comprobaban sus carteras con menos frecuencia eran significativamente más propensos a realizar inversiones arriesgadas y obtenían beneficios un 53% superiores a los que obtenían los inversores que controlaban constantemente sus carteras.

Benartzi y Thaler sugieren que la aversión miope a las pérdidas se debe a que, cuando nos centramos en el corto plazo, experimentamos más pérdidas que cuando miramos a largo plazo. Según la teoría de la aversión a las pérdidas, las pérdidas nos afectan más que las ganancias, por lo que estamos motivados para evitarlas a toda costa. Esto puede hacer que reaccionemos incluso a las fluctuaciones más pequeñas del mercado bursátil. ¿Su recomendación? Probablemente la adivine: revise su cartera con menos frecuencia. Puede evitar que tome decisiones de las que acabe arrepintiéndose y tiene el potencial de reducir su estrés sobre sus inversiones, lo que puede convertirle en un mejor inversor a largo plazo.

4. Burbujas económicas... y lo que ocurre cuando estallan

Por: Emily Graffeo, "A majority of investors believe the stock market is in a bubble - and many fear a recession, according to an E*Trade survey", Business Insider, enero 2021.

Cuando se trata del mercado de valores, el término "burbuja" se refiere a la rápida inflación del valor de mercado de un bien o servicio, con su precio superando su valor intrínseco. Al principio, una burbuja financiera es excitante, e incluso puede ir acompañada de un estado de euforia. A medida que los precios empiezan a subir más y más, algunos inversores sienten que las cosas están a punto de llegar a su fin y venden sus acciones antes de que estalle la burbuja. Al final, los precios suben tanto que ya nadie está dispuesto a comprar y otros inversores se dan cuenta de que algunos de sus compañeros han empezado a retirarse. Se desata el pánico y los inversores se apresuran a vender lo antes posible, mientras los precios caen en picado. Este desplome se conoce como el estallido de la burbuja. En el extremo, las burbujas financieras pueden dar paso a recesiones, como se vio a principios de la década de 2000, cuando estalló la burbuja inmobiliaria.

Se pueden encontrar ejemplos de este patrón de comportamiento a lo largo de la historia. Ahora, la gente empieza a preguntarse si está ocurriendo de nuevo. A principios de 2021, un grupo de E*Trade encuestó a una muestra de 904 inversores activos, el 66% de los cuales afirmó que cree que el mercado de valores ha alcanzado el estatus de burbuja. Además, otro 26% de los inversores encuestados respondieron que, si bien consideraban que el mercado aún no se encuentra en una burbuja, va camino de ello. El mercado en su conjunto está por encima de la media, pero las acciones de Tesla en particular aumentaron a un ritmo astronómico durante el año pasado. La preocupación por una burbuja financiera va acompañada de la inquietud por entrar en otra recesión, algo que el 32% de los inversores encuestados enumeró como el principal riesgo para su cartera en estos momentos.

References

  1. Orientación conductual durante la volatilidad de los mercados: Por qué gestionar nuestras emociones puede conducir a mejores resultados de inversión. PIMCO. PIMCO.com.https://www.pimco.com/eu/en/resources/video-library/media/behavioral-science-in-uncertain-times
  2. Wiles, R. (2020). Las emociones pueden estropear un plan de inversión. Cuidado con 6 formas irracionales de tomar decisiones. AZCentral. https://www.azcentral.com/story/money/business/consumers/2020/09/20/these-6-irrational-moves-could-disrupt-your-investments/5819319002/
  3. Hulbert, M. (2020). Esta es una forma segura de cometer costosos errores de inversión en el crash de las coronavidas. MarketWatch.com. https://www.marketwatch.com/story/this-is-a-sure-way-to-make-costly-investing-mistakes-in-the-coronavirus-crash-2020-03-23
  4. Graffeo, E. (2021). La mayoría de los inversores cree que la Bolsa es una burbuja y muchos temen una recesión, según una encuesta de E*Trade. Market Insider. BusinessInsider.com. https://markets.businessinsider.com/news/stocks/stock-market-outlook-bubble-index-survey-recession-fears-risk-etrade-2021-1-1029945009

About the Author

Read Next

Notes illustration

Eager to learn about how behavioral science can help your organization?