Nicolás Maquiavelo

Thinker
Niccolò Machiavelli

Por qué no siempre se puede querer a los buenos políticos

Introducción

Nicolás Maquiavelo, estadista italiano del Renacimiento, es considerado por muchos el padre de la filosofía política moderna. El legado de Maquiavelo es inmenso y va mucho más allá del ámbito de la filosofía, hasta el punto de que el adjetivo "maquiavélico" y sus traducciones se utilizan en todo el mundo para describir ideas especialmente astutas o tortuosas. Maquiavelo es más recordado por sus ideas sobre el liderazgo político y el comportamiento del Estado. La más poderosa sobre todas las demás, y la que más posibilidades tiene de perdurar, es su libro El Príncipe, que definió su carrera y fue publicado póstumamente en 1513. Ofrece una visión cínica y atea de la política, que la distingue de comentarios políticos anteriores porque considera el mundo tal y como existe realmente, y no como debería. En la filosofía contemporánea, a menudo debatimos teorías ideales frente a teorías no ideales de la acción política, y podemos pensar que la ciencia del comportamiento adopta un enfoque no ideal del estudio de la conducta humana. Por esta razón, Maquiavelo es una figura importante que acercó el estudio de la política a una comprensión realista de la forma de pensar y actuar de los individuos.

Los hombres son tan simples de mente y están tan dominados por sus necesidades inmediatas, que un hombre engañoso siempre encontrará muchos dispuestos a dejarse engañar.


- Maquiavelo en su libro El Príncipe

On their shoulders

For millennia, great thinkers and scholars have been working to understand the quirks of the human mind. Today, we’re privileged to put their insights to work, helping organizations to reduce bias and create better outcomes.

Find Out How

La realidad frente a la utopía

Maquiavelo se desmarca de sus contemporáneos con una perspectiva mucho más realista en lo que se refiere a la política y, en concreto, al comportamiento de los políticos. Sostenía que las decisiones políticas debían basarse en "lo que es", en contraposición a lo que "debería" o "podría" ser.1 Esto era increíblemente novedoso en la filosofía política, ya que los pensadores anteriores habían filosofado generalmente sobre escenarios ideales y sobre cómo debían comportarse los líderes para que los Estados estuvieran más en línea con los valores utópicos de democracia, igualdad y prosperidad. Maquiavelo entendía que la política y el gobierno operan generalmente en situaciones menos que ideales, impulsados por cosas como el conflicto, la escasez de recursos y las amenazas externas al Estado. Por tanto, las decisiones deben considerarse en el contexto de la realidad política dada. Esto se siente profundamente en el análisis político actual. Maquiavelo sostenía que, dado que los políticos no pueden esperar de forma realista ser temidos y amados a la vez, es "más seguro" ser temido porque el temor al castigo es más resistente que la obligación del amor.2

"Es mucho más seguro ser temido que amado porque ...el amor se conserva por el vínculo de la obligación que, debido a la bajeza de los hombres, se rompe en cada oportunidad para su ventaja; pero el miedo te preserva por un temor al castigo que nunca fal
la."

- Maquiavelo en su libro El Príncipe

El realismo de Maquiavelo abrió un camino importante tanto para los pensadores como para las teorías. Realistas políticos como Thomas Hobbes y John Locke basaron sus ideas en la corruptibilidad del hombre, y algunas ideas políticas modernas, como los controles y equilibrios del poder ejecutivo, se remontan a su análisis de la torpeza de los gobernantes.

"Que nadie, por tanto, se desanime pensando que no puede hacer lo que otros han hecho antes que él; pues, como dije en mi Prefacio, los hombres nacen, viven y mueren siempre de acuerdo con las mismas reglas
."

- Maquiavelo en su libro Discursos sobre la primera década de Tito Livio

Engaño y virtud

Maquiavelo sostenía que, aunque el hombre era capaz de hacer el bien, sólo lo hacía cuando le convenía a sus intereses. El tema del engaño y la virtud se trata ampliamente en casi todas sus publicaciones, y algunas de sus citas más memorables se derivan de esta idea. "Todo el mundo ve lo que aparentas ser, pocos experimentan lo que realmente eres". Su libro más famoso, El Príncipe 4, explora el engaño y la virtud en un contexto político. Maquiavelo sostiene que un líder poderoso, astuto y a veces cruel es exactamente lo que necesitaban los italianos para ayudarles a recuperarse de las secuelas de las Guerras Italianas, una serie de batallas renacentistas libradas entre las grandes potencias de Europa. Es importante señalar que Maquiavelo no opinaba que un príncipe debiera ser siempre engañoso y astuto; simplemente creía que los líderes no debían tener miedo de recurrir a tácticas desagradables si las consideraban necesarias. Esto era especialmente cierto cuando se trataba de la percepción pública y la comunicación, y Maquiavelo comentó una vez a su amigo y diplomático Raffaello Girlami: "De vez en cuando las palabras deben servir para velar los hechos. Pero que esto ocurra de tal manera que nadie se dé cuenta; o, si se da cuenta, hay que tener excusas a mano para presentarlas inmediatamente".5

"De vez en cuando las palabras deben servir para velar los hechos. Pero que esto ocurra de tal manera que nadie se dé cuenta; o, si se diera cuenta, las excusas deben estar a mano para ser presen
tadas inmediatamente."

- Maquiavelo al diplomático Raffaello Girla
mi

Maquiavelo también instó a los líderes a ser conscientes del engaño de los demás, especialmente de los de su círculo íntimo. Creía que la adulación podía desarmar a un gran hombre, y advertía de la duplicidad de los supuestos asesores y aliados políticos leales. Su aceptación de la realidad del engaño en política tuvo una influencia duradera en el pensamiento político, y podemos detectar claros tonos maquiavélicos en la sátira política moderna 6 - por ejemplo, en la obra de George Orwell.

"El príncipe que quiera lograr grandes cosas debe haber aprendido a engañar".

- Maquiavelo en su libro Discursos II

Biografía

Nicolás Maquiavelo nació el 3 de mayo de 1469 en Florencia, Italia. Los Maquiavelo eran una familia florentina prominente y adinerada, aunque el padre de Nicolás, Bernando, era en cierto modo un paria, ya que se le prohibió ejercer cargos públicos debido a sus deudas, que le dejaron insolvente. Poco se sabe de los primeros años de vida de Maquiavelo, aparte de la probabilidad de que recibiera una educación de alto nivel debido a su habilidad para leer y hablar tanto latín como griego, y de su ascenso a la jefatura de la "segunda cancillería" de Florencia a los 29 años, lo que le puso al frente de los asuntos exteriores y diplomáticos de la ciudad.1

Al frente de la segunda cancillería, Maquiavelo persuadió al magistrado jefe de Florencia, Piero Soderini, para que redujera la dependencia de la ciudad de los mercenarios mediante la creación de una milicia, que Maquiavelo mismo organizó. Dirigió varias misiones diplomáticas, entre ellas a Pisa, la Corte de Francia, el Sacro Imperio Romano Germánico y para visitar al hijo del Papa, César Borgia, el general renacentista en el que Maquiavelo basaría más tarde su líder ideal en El Príncipe4.

"No son los títulos los que honran a los hombres, sino los homb
res los que honran a los títulos".

- Maquiavelo en su libro El Príncipe

La República florentina fue derrocada en 1512 y la familia Médicis, que había gobernado Florencia durante gran parte del siglo XV, regresó a la ciudad. Debido a sus vínculos con la República, Maquiavelo fue encarcelado y obligado a exiliarse en la pequeña propiedad de su padre, al sur de Florencia. Allí escribió sus dos libros más importantes, El Príncipe y Discursos sobre Livio, aunque ambos fueron publicados póstumamente.

"Ama la paz, pero sabe hacer la guerra"
.

- Maquiavelo en su libro El arte de la guerr
a: I

El Príncipe, con diferencia la obra más conocida de Maquiavelo, era a la vez una guía sobre cómo mantener un Estado próspero y seguro, así como un intento del autor de redimirse a los ojos de Lorenzo de Médicis, el gobernante de Florencia. Maquiavelo sostenía que en el centro de un Estado fuerte había un líder inquebrantable, o "Príncipe", que debía estar atento a las realidades políticas a las que se enfrentaba. Creyendo que el fin siempre justificaría los medios, Maquiavelo no pensaba que el Príncipe debiera preocuparse por ser virtuoso o querido por sus súbditos. Debía ser astuto y engañoso cuando fuera necesario, y no caer víctima de la adulación y la doblez de personas peligrosas de su círculo íntimo. Por otro lado, Discursos sobre Livio se presenta como una serie de lecciones prácticas sobre el establecimiento y la estructuración de repúblicas exitosas. Habla más de las ventajas del sistema republicano, aunque todavía muy en el contexto del imperialismo, y la idea de república de Maquiavelo no se alinearía mucho con nuestra visión moderna del republicanismo.

"Quien quiere ser obedecido debe saber mandar"

- Maquiavelo en su libro El Príncipe

Maquiavelo fue finalmente aceptado de nuevo en la vida florentina, aunque no participó directamente en la política bajo los Medici, a pesar de desearlo desesperadamente. El Príncipe" estaba dedicado al príncipe de los Médicis, pero no consiguió el reconocimiento que Maquiavelo esperaba. Se involucró en varios grupos intelectuales y escribió varias obras de teatro que, irónicamente, fueron bien recibidas por la gente durante su vida. Sus teorías políticas, por el contrario, no alcanzaron relevancia hasta mucho después de su muerte, en 1527.7 De hecho, gran parte de sus escritos políticos fueron prohibidos por la Iglesia católica a finales del siglo XVI, debido a la inclusión de lecciones supuestamente inmorales y algunos ataques directos a la propia Iglesia. No obstante, el legado de Maquiavelo se hizo patente en el Siglo de las Luces, cuando filósofos como Francis Bacon (padre del Empirismo) y Jean-Jacques Rousseau alabaron su "audacia" y su capacidad para enraizar los principios republicanos en hechos reales, en contraposición a los imperativos morales. En años posteriores, y de hecho en siglos posteriores, el aprecio por la obra de Maquiavelo le consagraría como una figura clave en la historia del pensamiento político.

"Nunca intentes ganar por la fuerza, lo que se puede ganar con
el engaño".

- Maquiavelo en su libro El Príncipe

Otros recursos

Libros

  • Boucheron, P. (2020). Machiavelli: The art of teaching people what to fear. Other Press (NY).
  • Strauss, L. (2014). Reflexiones sobre Maquiavelo. University of Chicago Press.
  • Bing, S. (2009). ¿Qué haría Maquiavelo? El fin justifica la mezquindad. Harper Collins.

Artículos

Conferencias

Referencias

  1. Enciclopedia Británica (2021). Nicolás Maquiavelo - El arte de la guerra y otros escritos. Obtenido el 21 de febrero de 2021, del sitio Web: https://www.britannica.com/biography/Niccolo-Machiavelli/The-Art-of-War-and-other-writings#ref242864.
  2. Dahm, P. C., & Greenbaum, B. E. (2019). Liderazgo a través del amor y el miedo: una combinación efectiva. Revista de psicología gerencial.
  3. Berlin, I. (1971). "La originalidad de Maquiavelo". En H. Hardy y R. Hausheer (Eds.), Isaiah Berlin: The Proper Study of Mankind. (pp. 269-326) (Londres: Chatto and Windus. 1999. pp. 269-326)
  4. Maquiavelo, N. (1995). El Príncipe [1513]. El Príncipe y otros Escritos Políticos, ed. S. Milner. S. Milner.
  5. Goodreads. (2021). Una cita de Nicolás Maquiavelo. Extraído el 21 de febrero de 2021, de https://www.goodreads.com/quotes/526708-occasionally-words-must-serve-to-veil-the-facts-but-let
  6. Yale Insights. (2021). ¿Qué se puede aprender de Maquiavelo? Obtenido el 21 de febrero de 2021, del sitio Web: https://insights.som.yale.edu/insights/what-can-you-learn-machiavelli#gref.
  7. di Carlo, A. (2020). Por qué Maquiavelo sigue siendo importante hoy en día. Obtenido el 21 de febrero de 2021, del sitio Web: https://www.rte.ie/brainstorm/2020/0113/1106131-why-machiavelli-still-matters-today/.
  8. Goodreads.com (2021). Nicolás Maquiavelo. Extraído el 21 de febrero de 2021, de https://www.goodreads.com/author/show/16201.Niccol_Machiavelli
Notes illustration

Eager to learn about how behavioral science can help your organization?