man looking out the window

Perspectivas TDL: ¿Qué son los heurísticos?

read time - icon

0 min read

Jul 30, 2020

Julian Hazell, asociado de The Decision Lab, se reunió con Sekoul Krastev, director general, para conocer su punto de vista sobre la heurística.

Algunos de los temas que tratamos son

  • ¿Qué es la heurística?
  • ¿Por qué existen?
  • ¿Son buenas o malas?
  • ¿Cómo se aplican en el mundo real?
  • ¿Cómo se descubrieron?

Julian: Vamos a empezar con lo básico. ¿Qué es la heurística?

Sekoul: Una heurística es una regla simple que utilizamos para resolver problemas más complejos. Son atajos mentales que nos permiten tomar una decisión sobre algo sin tener que dedicar una cantidad de tiempo cuasi infinita a considerar cada uno de sus aspectos.

Ciencia del comportamiento, democratizada

Tomamos 35.000 decisiones al día, a menudo en entornos que no favorecen la toma de decisiones acertadas.

En TDL trabajamos con organizaciones de los sectores público y privado -desde nuevas empresas, pasando por gobiernos, hasta actores consolidados como la Fundación Gates- para sesgar la toma de decisiones y crear mejores resultados para todos.

More about our services

Julian: ¿Puede dar un ejemplo?

Sekoul: Un ejemplo común de heurística en la literatura sobre la toma de decisiones es la heurística de disponibilidad. La heurística de la disponibilidad es la tendencia a considerar los sucesos o casos más destacados como representativos de todo un grupo. Por ejemplo, si pensamos en la probabilidad de morir en un avión debido a un accidente aéreo, podemos pensar en todas las veces que hemos visto accidentes aéreos en las noticias.

Ahora bien, es muy improbable que se produzcan accidentes aéreos. Según algunas estadísticas, harían falta entre 15.000 y 30.000 años volando una vez al día para sufrir un accidente mortal de avión. Sin embargo, cuando piense en la probabilidad de que su avión se estrelle, no recordará todos los vuelos que han tenido éxito, sino que se centrará en los que se han estrellado.

Es la heurística de la disponibilidad. Significa que los acontecimientos que son más fáciles de recordar y, en este caso, los que son emocionalmente destacados, sustituyen el proceso de formación de una estadística sobre la probabilidad de que algo ocurra.

Julian: ¿Estaríamos mejor sin heurística?

Sekoul: En el contexto de la economía conductual se suele hablar de heurística como una forma irracional o sesgada de pensar o tomar decisiones. Sin embargo, sin heurística nos resultaría muy difícil tomar cualquier tipo de decisión o funcionar en absoluto.

Pongamos el ejemplo de decidir entre comprar manzanas o naranjas en el supermercado. Puede que tengas la heurística de que siempre compras naranjas. Podría ser un hábito que has desarrollado. Ahora bien, si te alejaras de eso y analizaras la situación y pensaras en cada uno de los factores que intervienen en la decisión, es probable que nunca llegaras a tomar una decisión.

Podrías pensar en los precios de ambas, en los macronutrientes, en todas y cada una de las experiencias que has tenido con las manzanas, en todas y cada una de las experiencias que has tenido con las naranjas, etcétera. Para evitar malgastar recursos o tener que enfrentarse a un problema completamente irresoluble, el cerebro toma atajos. Básicamente utiliza la heurística para ahorrarnos tiempo y energía y simplificarnos el mundo para que podamos tomar decisiones más complejas con mayor rapidez.

Julian: ¿Por qué es tan importante la heurística? ¿Cuándo tienen mayor impacto?

Sekoul: Lo que hace que la heurística sea impactante es lo útil que resulta en nuestro proceso de toma de decisiones. Al mismo tiempo, la heurística a veces puede llevarnos a tomar decisiones subóptimas. Como son atajos imperfectos para resolver problemas, a veces nos llevan a cometer errores.

Así, por ejemplo, se podría pensar en la discriminación como un tipo de heurística, en lugar de pensar en ella como algo en lo que la gente quiere odiar deliberadamente a un grupo. Otra forma de explicarlo, y la forma en que la literatura psicológica podría explicar al menos algunos tipos de discriminación, es a través del concepto de heurística.

En lugar de intentar comprender a un grupo de personas, uno podría pensar en cada caso destacado que contiene ese grupo o que aparece en las noticias relativas a ese grupo, y luego formular un atajo mental que evalúe al grupo en función de determinadas características.

Obviamente, esa evaluación no es justa, porque se está tomando un conjunto de datos muy pequeño que se ha filtrado a través de los medios de comunicación y utilizándolo para evaluar a todo un grupo. Y en esos casos, eso puede llevar a malas decisiones a nivel individual, pero lo que es más importante, puede llevar a problemas sistémicos.

Julian: Muy interesante. Me gustaría entrar un poco más en materia. ¿Por qué existe la heurística?

Sekoul: La heurística es una herramienta cognitiva que utilizamos para facilitar la toma de decisiones. Esencialmente, nuestros cerebros están optimizados para, por lo que sabemos, resolver problemas en un tiempo finito. Cuando nos enfrentamos a una decisión como el ejemplo de elegir una manzana frente a una naranja, tendemos a tener un límite de tiempo establecido por nuestro cerebro durante el cual éste quiere que se produzca esa decisión.

Así que es muy probable que, a medida que avanza el tiempo, utilicemos un tipo de regla más simple para tomar esa decisión hasta el punto de que, en última instancia, podríamos tomarla completamente al azar. Así que lo que ocurre en el cerebro cuando nos enfrentamos a una decisión, empezamos deliberando sobre ella, y a medida que avanza el tiempo, gravitamos hacia una solución más simple que finalmente nos desbloquea.

Julian: ¿Realmente podemos evitar el uso de la heurística?

Sekoul: Como hemos mencionado antes, la heurística es una herramienta útil para que nuestro cerebro ahorre energía y tiempo. Sin la heurística, no podríamos resolver muchos de los complejos problemas que se nos plantean. A medida que el mundo que nos rodea se vuelve cada vez más complejo, la heurística se vuelve cada vez más frecuente y se convierte en atajos cada vez más grandes.

Un ejemplo de ello es la esfera política. Si estamos en el año 20.000 a.C., nuestro círculo social podría estar compuesto por un grupo de, digamos, 100 personas. Si tenemos que elegir a un líder político entre dos de esos individuos, podríamos decantarnos por alguien que conozcamos mejor y pensar en nuestros recuerdos de esa persona y, en última instancia, tomar una decisión basada en algunos heurísticos, pero también en algún pensamiento deliberado.

En el contexto actual, en el que no tenemos ninguna relación personal con los líderes políticos, sabemos muy poco sobre lo que hacen realmente en el día a día, quiénes son como personas, qué decisiones han tomado políticamente, la complejidad de la decisión de elegir a quién apoyar es mucho mayor que antes.

Así que esa complejidad conlleva una mayor necesidad de atajos. Algo como los partidos políticos es, para muchos partidarios, una heurística que simplifica ese problema. Así, en lugar de entender a los individuos apoyando lo que esa persona ha hecho o es probable que haga, podemos tomar la decisión mucho más sencilla de apoyar siempre a un partido político concreto.

Julian: Hipotéticamente, ¿cómo sería el mundo sin heurística?

Sekoul: Sin heurística, el cerebro tendría muchas dificultades para resolver incluso el más simple de los problemas. Si pensamos en alguien que nos pregunta: ¿quieres salir a comer? Es una pregunta que podría resolverse fácilmente con una heurística. La heurística podría ser algo así como si son más de las doce, entonces diré que sí.

Por otra parte, si no disponemos de una heurística, incluso preguntas sencillas como ésa podrían paralizarnos. Uno podría, por ejemplo, sopesar el inconveniente de interrumpir su tarea actual frente a su hambre y la probabilidad de que le atropelle un coche mientras va al restaurante. Hay un número casi infinito de factores que podrían tenerse en cuenta en casi todas las decisiones. Sin la heurística, la vida cotidiana sería complicada hasta la parálisis.

Julian: ¿Podemos atribuir cualidades morales a la heurística? ¿Hay casos en los que sean definitivamente buenas o malas?

Sekoul: La heurística puede ser buena y mala al mismo tiempo. Como nos permiten desenvolvernos en el mundo y resolver problemas complejos, en última instancia son responsables de gran parte del progreso que hacemos como individuos, grupos y como sociedad. Al mismo tiempo, algunos problemas requieren una reflexión más deliberada y nuestra tendencia a utilizar la heurística en lugar de tener en cuenta la evidencia es algo que nos frena como individuos, como grupos y como sociedad.

Al fin y al cabo, lo que distingue una heurística buena de una mala es nuestro conjunto de aspiraciones como sociedad, nuestros valores y nuestro sistema moral. La forma en que juzgamos los resultados de nuestras decisiones es, en última instancia, lo que debería decidir si es necesario un proceso más deliberado.

En el contexto de una cuestión compleja como la discriminación, por ejemplo, es posible que, como sociedad, decidamos que ser más deliberados y basarnos en pruebas es un enfoque mejor que limitarse a utilizar la heurística y discriminar a un grupo concreto. En otros casos, las cosas pueden ser más difíciles de determinar.

Julian: Bien, ¿qué pasa con los casos específicos en los que podemos aislar el efecto de la heurística y decidir cómo ajustar nuestro comportamiento para adaptarse a ellos?

Sekoul: Bueno, por otro lado, en entornos corporativos, por ejemplo, la velocidad es a menudo importante. En otros casos, la precisión es muy importante. Así que, dependiendo de las consecuencias de una elección determinada, una combinación de pensamiento más deliberado y cuidadoso basado en pruebas competirá con la toma de decisiones heurística, basada en reglas.

Más que pensar en si la heurística es buena o mala, es importante pensar en el proceso general de elección. Averiguar cuándo pueden incorporarse las pruebas a la toma de decisiones sin estancar el proceso forma parte de la labor de los científicos del comportamiento aplicados, tanto en proyectos internos de la empresa como en proyectos externos de cara a los clientes.

Julian: Vamos a hablar de cómo heurística se aplican en el mundo real.

Sekoul: Los científicos del comportamiento investigan los detalles de la heurística que utilizamos cada día. En el trabajo aplicado, intentan aprovechar la heurística para hacer la vida más justa, eficiente y gratificante. Por ejemplo, cuando un banco crea un producto, quiere eliminar todas las fricciones posibles de la experiencia del cliente.

La heurística agilizará la toma de decisiones y reducirá el esfuerzo de utilización del servicio. Por otro lado, hay casos en los que el usuario debe tomar una decisión deliberadamente. En estos casos, la creación de una interfaz en la que el usuario reconozca su heurística y trabaje en torno a ella hará que el producto sea más eficaz.

Hay lugares en los que debería reducirse la fricción y utilizarse la heurística. Hay otros lugares donde la fricción debería aumentar y el uso de pruebas debería ser mayor y el de reglas menor.

En conjunto, la heurística es un concepto muy influyente en la ciencia de la decisión y algo que rige nuestras vidas como individuos, como grupos y como sociedad. La medida en que los utilizamos influye en la rapidez y la calidad de nuestras decisiones. Al mismo tiempo, debemos ser algo deliberados con los heurísticos que utilizamos, incluso en los casos en los que nos basamos en reglas, siendo más deliberados sobre las reglas en las que nos basamos como algo que, en última instancia, conduce a resultados que están alineados con nuestras preferencias.

Julian: Esta ha sido una mirada perspicaz a una de las áreas centrales de la ciencia del comportamiento. Gracias por su tiempo.

About the Authors

Read Next

Notes illustration

Eager to learn about how behavioral science can help your organization?