El efecto mariposa

La idea básica

El mundo es vasto y complejo y a veces puede parecer que nuestras pequeñas decisiones y acciones tienen poco o ningún impacto en el panorama general. Sin embargo, si piensa en los pequeños detalles de su vida, podrá ver cómo un pequeño acontecimiento fue en realidad el catalizador de un gran cambio en su vida. Por ejemplo, quizá te encontraste en una cafetería con alguien que trabaja en la empresa de tus sueños y te consiguió una entrevista. ¿Y si hubieras elegido otra cafetería o hubieras ido cinco minutos más tarde? Puede que no hubieras conocido a la persona que te consiguió el trabajo de tus sueños. La idea de que algo pequeño, como tomar un café, puede tener efectos mucho mayores, como alterar tu carrera, se llama efecto mariposa.

El efecto mariposa se basa en la noción de que el mundo está profundamente interconectado, de modo que un pequeño suceso puede influir en un sistema complejo mucho mayor. El efecto recibe su nombre de una alegoría de la teoría del caos; evoca la idea de que una pequeña mariposa batiendo sus alas podría, hipotéticamente, causar un tifón. O podría no hacerlo: lo alucinante del efecto mariposa es que es prácticamente imposible predecir si un sistema pequeño provocará un comportamiento caótico.1

Antes se pensaba que los acontecimientos que cambiaban el mundo eran cosas como las grandes bombas, los políticos maníacos, los grandes terremotos o los grandes movimientos de población, pero ahora se ha comprendido que se trata de una visión muy anticuada mantenida por personas totalmente alejadas del pensamiento moderno. Lo que realmente cambia el mundo, según la teoría del Caos, son las cosas diminutas. Una mariposa bate sus alas en la selva amazónica y, posteriormente, una tormenta arrasa media Europa.


- de Buenos Presagios, de Neil Gaiman y Terry Practchett1

Términos clave

Teoría del caos: El efecto mariposa forma parte de la teoría del caos, que afirma que existen limitaciones para las predicciones incluso en sistemas discretos de pequeño tamaño. El caos es posible porque los sistemas son extremadamente sensibles a las condiciones iniciales.2 Pequeñas diferencias en las condiciones iniciales pueden, con el tiempo, suponer una gran diferencia en la forma en que evoluciona un sistema complejo de fenómenos interrelacionados.3 Los sistemas suelen tener bucles de retroalimentación, lo que también significa que, una vez que esas pequeñas diferencias se incorporan a su sistema, no se sabe qué se verá afectado más adelante: está fuera de nuestro control. La teoría del caos se interesa específicamente por el estudio del comportamiento aleatorio o impredecible incluso en sistemas que supuestamente se rigen por leyes deterministas.4 Se supone que las leyes deterministas eliminan cualquier aleatoriedad, ya que el determinismo en sentido filosófico es la idea de que todos los acontecimientos están completamente determinados por causas previas existentes.5 El efecto mariposa disipa la idea de los sistemas deterministas, ya que sugiere que existen formas no lineales en las que pequeñas diferencias cambian los efectos de una causa.

Cisne negro: El efecto mariposa está relacionado con otro fenómeno, el cisne negro. Los cisnes negros son acontecimientos "atípicos", aparentemente aleatorios, pero con un impacto que cambia la vida en nuestro mundo. Al igual que ocurre con el efecto mariposa, los cisnes negros se caracterizan por la imposibilidad de predecirlos, aunque en última instancia tengan consecuencias.

Historia

Las primeras expresiones relacionadas con el efecto mariposa parecen proceder de Benjamin Franklin, del siglo XIII o XIV. Ofreció una descripción poética de la idea de que las cosas pequeñas pueden tener efectos significativos en consecuencias mayores:

"Por falta de un clavo se perdió el zapato,

A falta de herradura, el caballo se perdió,

A falta de caballo, el jinete se perdió,

A falta de jinete, la batalla estaba perdida,

A falta de una batalla, el reino se perdió,

Y todo por falta de un clavo de herradura". 1

Sin embargo, aunque es posible que ideas similares al concepto hayan circulado durante siglos, el efecto mariposa fue bautizado por primera vez por el meteorólogo y matemático Edward Lorenz. Lorenz buscaba formas de predecir el tiempo con exactitud, pero descubrió que los modelos matemáticos lineales no proporcionaban predicciones precisas.1 Del mismo modo que sería casi imposible predecir que uno conseguiría el trabajo de sus sueños si decidiera tomarse un café, Lorenz descubrió que las condiciones meteorológicas iniciales no eran indicadores suficientes de las condiciones meteorológicas futuras.

Lorenz se dio cuenta de que pequeños cambios en las condiciones iniciales podían provocar efectos drásticamente diferentes cuando modificó una condición atmosférica inicial en 0,000127. Un cambio tan pequeño, aparentemente insignificante, hacía que un modelo predijera condiciones meteorológicas futuras muy diferentes.1 Se dio cuenta de que cambios minúsculos en una condición inicial podían significar una enorme diferencia en los acontecimientos posteriores. En 1963 publicó un artículo con estas ideas, titulado Deterministic Nonperiodic Flow. En él sostenía que las predicciones meteorológicas son inexactas no sólo porque es imposible conocer las condiciones iniciales exactas, sino porque un cambio mínimo también desvirtúa los resultados1.

El artículo era científico y estaba repleto de jerga, lo que llevó a Lorenz a utilizar un concepto más aceptable en las entrevistas: el efecto mariposa. Comparó sus hallazgos con la idea de que el aleteo de una mariposa representa el minúsculo cambio en las condiciones atmosféricas que podría alterar la trayectoria de un tifón. Subrayó que no cambiaba necesariamente el curso de los acontecimientos, pero que podía hacerlo, y que básicamente no había forma de saber qué causaba los cambios meteorológicos. Por ello, Lorenz abogó por los modelos de caos determinista, que tienen en cuenta el crecimiento exponencial de los errores.1

Personas

Edward Lorenz

Aunque ideas similares al efecto mariposa llevan circulando mucho tiempo, Edward Lorenz fue el primero en plasmarlas en un artículo publicable y el primero en comparar el concepto con el aleteo de una mariposa. Gracias a Lorenz, el concepto está profundamente arraigado en la cultura popular. Su metáfora permitió que el concepto saliera del discurso puramente científico y fuera comprendido por el gran público.

James Gleick

es también un nombre importante en lo que se refiere al efecto mariposa. Popularizó las ideas de Lorenz en su libro Caos: Making a New Science.6 El libro sugería que la teoría científica anterior que asumía que el conocimiento de las condiciones iniciales de las cosas era un buen predictor de las condiciones futuras era inexacta.

Ray Bradbury

A menudo, el término "efecto mariposa" evoca el cuento de Ray Bradbury "A Sound of Thunder", publicado en 1952, antes del artículo de Lorenz. En la novela, el protagonista, Eckels, viaja al pasado y mata a un dinosaurio. Cuando regresa al presente, el mundo que conocía se ha transformado por completo.7 Un pequeño cambio en las condiciones iniciales altera el mundo que Eckels conocía, una historia que ahora se asocia con el efecto mariposa.

Eric Bress y J. Gruber

Es casi imposible hablar del efecto mariposa sin hablar de la película homónima de 2004, dirigida por Bress y Gruber. La película aplica la teoría del efecto mariposa a las vidas de cuatro niños, examinando cómo pequeñas acciones que ocurren durante un viaje en el tiempo alteran el curso de cada personaje.8

Consecuencias

La mariposa trata literalmente de las consecuencias. Describe cómo cosas muy pequeñas pueden tener grandes repercusiones, lo que significa que no podemos ignorar las cosas pequeñas. Incluso la identificación del efecto mariposa tuvo importantes repercusiones en la forma en que científicos y economistas entendían el mundo.

Cuando Lorenz discutió sus descubrimientos, tuvo un impacto significativo en la forma en que la gente entendía las predicciones científicas. Hasta ese momento, la ciencia había utilizado modelos lineales y deterministas que suponían que era fácil trazar el camino entre una causa, A, y un efecto, B.

Existía la creencia generalizada de que los científicos no debían preocuparse por detalles minúsculos ajenos al fenómeno estudiado, ya que no tendrían ninguna repercusión en la relación entre A y B. El efecto mariposa demostró que las causas y los efectos no tienen una relación puramente lineal y no existen con independencia de otras cosas que sucedan en el exterior, lo que dificulta la precisión de las predicciones.

Pero el efecto mariposa también tiene consecuencias fuera del ámbito científico. El efecto mariposa se estudia mucho en el ámbito empresarial porque sugiere que pequeñas acciones iniciales pueden dar lugar a grandes recompensas en el futuro9 . Sugiere que pequeñas acciones sencillas pueden ser un catalizador para atraer a muchos clientes y convertirse en una empresa de éxito.

Además, el efecto mariposa refleja mejor la complejidad del mercado en el que operamos. Los mercados son sistemas complejos con muchas piezas interconectadas, especialmente en el mundo moderno de hoy. Que una empresa fracase o triunfe puede atribuirse a detalles muy pequeños de su estrategia.

El médico Dr. Rajagopal escribe sobre la mariposa en los mercados competitivos en su libro de 2015.10 En el libro, el Dr. Rajagopal explica cómo las empresas de éxito, como Apple y Nestlé, a menudo abordan el mercado competitivo introduciendo pequeños cambios que producen un gran efecto en el mercado.1 Por ejemplo, piense en el hecho de que Apple a menudo solo introduce pequeñas actualizaciones tecnológicas entre sus modelos de iPhone, pero aun así, cada vez que lanzan un nuevo modelo, los dispositivos suelen volar de las estanterías. Dado que es difícil para las empresas predecir con exactitud cómo les irá en un mercado competitivo, es mejor centrarse en los pequeños detalles controlables.

Al centrarse en la interconectividad, el efecto mariposa también indica que las acciones de un individuo pueden tener ramificaciones en una población más amplia. Basta pensar en el impacto que tienen las acciones de un líder político en el estado del mundo. El efecto mariposa nos pide que seamos reflexivos con nuestras decisiones porque nunca sabemos qué consecuencias tendrán. También puede ser increíblemente motivador, ya que sugiere que nuestras acciones SÍ son importantes para alterar la trayectoria del mundo, por pequeñas que sean. Esta información es importante cuando se trata de cuestiones como el cambio climático, porque la gente a menudo cree que sus acciones individuales no tendrán un impacto suficientemente grande en las emisiones de carbono. El efecto mariposa sugiere que aunque una pequeña acción, como elegir utilizar una pajita reutilizable, no tenga un efecto lineal sobre las emisiones de carbono, sí podría alterar de algún modo la trayectoria del cambio climático.

Controversias

A veces se discute si la interpretación popular del efecto mariposa es exacta. En el discurso popular, el efecto mariposa suele asimilarse a la idea de palanca. El libro Team of Teams: New Rules of Engagement for a Complex World, describe esta similitud como un error, sugiriendo que el efecto mariposa no describe la capacidad de una pequeña cosa de ser apalancada para manipular efectos mayores.11 Esto se debe a que un punto clave de la teoría de Lorenz es que las cosas no pueden predecirse por sus condiciones iniciales. Aunque las cosas pequeñas pueden tener un gran impacto, es difícil, si no imposible, predecir con exactitud la relación entre pequeñas acciones y efectos. Como hemos mencionado, el efecto mariposa no significa que las cosas pequeñas vayan a tener necesariamente grandes consecuencias, sino que igualmente podrían o no tenerlas. El caos no puede predecirse, por lo que el efecto mariposa no debería significar que debamos entender las pequeñas acciones como herramientas para manipular los resultados.1

El efecto mariposa tampoco es una buena noticia para muchos modelos económicos. Los modelos económicos suelen basarse en la idea de que los consumidores tienen preferencias estables y bien definidas, lo que hace que su comportamiento sea fácil de predecir. Sin embargo, si el efecto mariposa es cierto, sugiere que no sólo estos modelos son falsos, sino que tal vez no sea posible ninguna predicción universal del comportamiento humano. Aunque descartar por completo la idea de las predicciones puede ser drástico, el efecto mariposa demuestra al menos que no podemos trazar relaciones lineales entre causas y efectos y que puede ser necesario reconfigurar los modelos económicos para incorporar un cierto nivel de incertidumbre.

Estudio de caso

La enfermedad en un mundo interconectado

COVID-19 es un buen ejemplo de cómo un pequeño incidente puede tener un impacto desastroso en el mundo entero. Se ha especulado con que una pandemia era inevitable, dado el estado interconectado de nuestro mundo globalizado, en el que es imposible impedir que algo que ocurre en un país se propague a otras naciones. Navindu Katugampola, un inversor financiero, describe la forma en que ha evolucionado el COVID-19 como un ejemplo del efecto mariposa.12 Comenzó en un mercado de alimentos en China y hoy, ha tocado casi todas las ciudades del mundo. Un pequeño incidente ha tenido repercusiones no lineales, pero masivas, en el mundo y la sociedad, con consecuencias exacerbadas porque estamos muy conectados. Además, COVID-19 muestra cómo los diferentes sectores forman parte de un sistema complejo y, por lo tanto, cómo cuando se produce un cambio en un sector, como la salud, otros sectores como las finanzas, la salud mental o el medio ambiente también se ven afectados.

Pequeñas acciones y cambio climático

Como se especuló anteriormente, el efecto mariposa puede demostrar cómo pequeños actos individuales pueden contribuir al estado de nuestra Tierra. Parece haber poco acuerdo sobre lo que le ocurrirá al planeta Tierra como resultado de la actividad humana, pero en general se acepta que nuestra actividad ha tenido impactos drásticos en nuestro medio ambiente y que los hábitats han cambiado como consecuencia de ello. La Tierra es un ecosistema masivo y complejo, pero es importante que nos demos cuenta de que las acciones colectivas de una generación pueden tener consecuencias increíblemente poderosas (y aterradoras) en el sistema, una idea que se deriva del efecto mariposa.13 Aunque no podamos predecir con exactitud lo que ocurrirá si seguimos como hasta ahora, ya que el efecto mariposa no pretende poder trazar cómo pequeñas acciones tienen efectos mayores, sí demuestra que lo que hacemos importa. En lugar de creer que estamos condenados y que no hay forma de que nuestras acciones individuales cambien la trayectoria del cambio climático, el efecto mariposa sugiere que nuestras pequeñas acciones podrían alterar de forma sorprendente la ruta que estamos siguiendo.

Contenidos TDL relacionados

Nassim Taleb

Si le interesan las similitudes entre el efecto mariposa y la idea de los cisnes negros, debería leer nuestro perfil de pensador sobre Nassim Taleb, autor de un famoso libro titulado Cisnes negros. En él explicamos cómo la línea de pensamiento de Taleb llega a la conclusión de que el mundo es aleatorio e impredecible, pero que se puede encontrar la fuerza dentro de esta incertidumbre.

Las ventajas para el consumidor de una recesión económica

Como ya se ha mencionado, COVID-19 es un gran ejemplo del efecto mariposa. Aunque puede ser fácil trazar relaciones entre cosas como COVID-19 y la economía, este artículo explora cómo COVID-19 también ha llevado a un comportamiento económico que sería difícil de trazar linealmente, o difícil de predecir.

Fuentes

  1. Calle Farnam. (2019, 27 de noviembre). El efecto mariposa: Todo lo que necesitas saber sobre este poderoso modelo mental. https://fs.blog/2017/08/the-butterfly-effect/
  2. Halpern, P. (2018, 14 de febrero). La teoría del caos, el efecto mariposa y el fallo informático que lo empezó todo. Forbes. https://www.forbes.com/sites/startswithabang/2018/02/13/chaos-theory-the-butterfly-effect-and-the-computer-glitch-that-started-it-all/#1c89e3f269f6
  3. Davey, B. (2011, 6 de octubre). La economía no es una ciencia social. Resilience. https://www.resilience.org/stories/2011-10-07/economics-not-social-science/
  4. Enciclopedia Británica. (2007, 30 de noviembre). Chaos theory. Extraído el 23 de octubre de 2020, de https://www.britannica.com/science/chaos-theory
  5. Enciclopedia Británica. (2009, 18 de febrero). Determinism. Extraído el 23 de octubre de 2020, de https://www.britannica.com/topic/determinism
  6. Flam, F. (2012, 15 de junio). La física de "El ruido de un trueno" de Ray Bradbury. The Philadelphia Inquierer. https://www.inquirer.com/philly/blogs/evolution/Time-and-The-Physics-of-Ray-Bradbury
  7. Deaton, J. (2020, 2 de febrero). El efecto mariposa no es lo que crees. The Washington Post. https://www.washingtonpost.com/weather/2020/02/02/butterfly-effect-is-not-what-you-think-it-is/
  8. Ebert, R. (s.f.). The butterfly effect movie review (2004). Movie reviews and ratings by Film Critic Roger Ebert | Roger Ebert. Extraído el 23 de octubre de 2020, de https://www.rogerebert.com/reviews/the-butterfly-effect-2004
  9. Dowell, D. (s.f.). El efecto mariposa en la empresa. Small Business. Obtenido el 23 de octubre de 2020, del sitio Web: https://smallbusiness.chron.com/butterfly-effect-business-23172.
  10. Rajagopal. (2015). El efecto mariposa en mercados competitivos: Driving small changes for large differences. Springer.
  11. Goodreads. (s.f.). Citas sobre el efecto mariposa. Extraído el 23 de octubre de 2020, de https://www.goodreads.com/quotes/tag/butterfly-effect
  12. Katugampola, N. (2020). El efecto mariposa y COVID-19: Seis implicaciones para la inversión sostenible en un mundo interconectado. InsurerCIO. https://insurercio.com/images/The-Butterfly-Effect.pdf
  13. Clark, B. (2007, 15 de octubre). El efecto mariposa y el medio ambiente: Cómo pequeñas acciones pueden salvar el mundo. Copyblogger. https://copyblogger.com/butterfly-effect-environment/

Read Next

Notes illustration

Eager to learn about how behavioral science can help your organization?