The Piazza di Trevi in Rome

Dar voz a los romaníes en el presupuesto municipal

read time - icon

0 min read

¿Qué hace que las ciudades sean lugares tan vibrantes, animados y emocionantes? Al fin y al cabo, son las personas que viven en ellas. Como dijo la legendaria urbanista Jane Jacobs: "Las ciudades tienen la capacidad de ofrecer algo para todos, sólo porque, y sólo cuando, son creadas por todos".

En otras palabras, las ciudades son posibles gracias a la democracia participativa. Este sistema de gobierno, utilizado por más de 3.000 ciudades de todo el mundo, es el que hace posible que cualquier ciudadano pueda llamar al ayuntamiento y hacer constar sus opiniones o preocupaciones.

¿El único problema de la democracia participativa? Conseguir que la gente participe. Cuando la gente ya está ocupada con su trabajo y su vida social, el compromiso cívico puede quedar a veces relegado a un segundo plano. Para conseguir que la gente participe, los programas cívicos -y las campañas de mensajería que los rodean- deben diseñarse teniendo en cuenta la toma de decisiones humana. Minimizar la fricción y reducir el sesgo cognitivo es clave para garantizar una democracia saludable.

En 2019, uno de los mayores centros urbanos de Italia se enfrentaba a un reto de compromiso cívico. El Ayuntamiento de Roma disponía de 17 millones de euros para proyectos de embellecimiento urbano. Este presupuesto podía destinarse a cualquier cosa, desde la creación de nuevos espacios verdes públicos hasta la construcción de infraestructuras de movilidad sostenible, pasando por redoblar los esfuerzos de regeneración urbana. El gobierno municipal quería que los ciudadanos se unieran a ellos en un proceso de presupuestación participativa: co-crear sugerencias y votar sobre las posibles formas de asignar estos fondos.

Pero, al igual que muchos otros gobiernos locales, los funcionarios municipales no estaban consiguiendo que los romanos participaran tanto como esperaban. La ciudad recurrió a TDL para crear una estrategia de mensajería basada en pruebas, aprovechando los conocimientos sobre el comportamiento para impulsar la participación.

Vota ahora, benefíciate después

He aquí la paradoja de la participación cívica: la mayoría de los ciudadanos quieren opinar sobre las decisiones políticas, pero son menos los que están dispuestos a tomarse el tiempo necesario para dar a conocer su opinión. Este dilema es un síntoma clásico del descuento hiperbólico, un sesgo cognitivo que está arraigado en nuestro cerebro. Estamos programados para favorecer las recompensas a corto plazo frente a los beneficios a largo plazo.

Para muchos ciudadanos, esto significa que la molestia inmediata de ir a votar sobre un presupuesto participativo es mayor que los beneficios finales de haber podido opinar sobre la gobernanza local, incluso si ese compromiso puede conducir finalmente a nuevos parques públicos, espacios verdes o bicicletas compartidas.

¿Cómo contrarrestar este sesgo? Una estrategia de probada eficacia es el encuadre. Los científicos del comportamiento saben muy bien que la gente suele prestar menos atención al contenido de un mensaje que a su presentación. Incluso pequeños retoques en el encuadre de la información pueden tener un efecto desproporcionado en la forma en que se recibe.

Replanteamiento del problema

El Ayuntamiento de Roma se puso en contacto con TDL para impulsar la participación ciudadana en la campaña #RomaDecide. El objetivo era recoger una muestra lo más amplia posible de la opinión pública. Al fin y al cabo, los presupuestos participativos cumplen mejor su propósito cuando participa el máximo número de residentes.

Inmediatamente nos centramos en los mensajes específicos como la forma más eficaz de impulsar la participación pública. En primer lugar, realizamos una auditoría de comportamiento de las estrategias de mensajería existentes en la ciudad, identificando oportunidades para una posible intervención en el comportamiento y desarrollando hipótesis de investigación para ponerlas a prueba. También llevamos a cabo una amplia revisión bibliográfica sobre estrategias de participación ciudadana basadas en pruebas.

Basándonos en nuestra investigación inicial y en la auditoría de los mensajes, desarrollamos una amplia gama de estrategias de encuadre para someterlas a pruebas más rigurosas. Cada una de las estrategias propuestas se diseñó para comprobar la influencia de diversos marcos y palancas de comportamiento en la intención de compromiso de los participantes. Muchas ponían en primer plano valores romanos tradicionales como la familia y la comunidad; otras aprovechaban sesgos cognitivos como el efecto de dotación para crear un sentimiento de propiedad y compromiso con el compromiso cívico.

Para probar nuestras hipótesis, recogimos datos de casi 10.000 romanos. Para hacer justicia a la increíble diversidad de Roma, también comprobamos cómo respondían de forma diferencial las distintas comunidades que viven en la ciudad. Esto nos permitió comprender cómo podíamos tener el mayor impacto en grupos cuyas voces suelen estar infrarrepresentadas.

Valores a la antigua usanza

Tras revisar nuestros datos, ideamos siete estrategias de encuadre distintas para probarlas con la población romana:

  • Presión del tiempo
  • Autorrealización y compromiso social
  • Compromiso social y agencia
  • Normas sociales y agencia
  • Autorrealización y participación ciudadana
  • Autorrealización y normas sociales
  • Normas sociales y valores familiares

En comparación con los materiales de campaña existentes en la ciudad, nuestros materiales modificados dieron lugar a un aumento de hasta el 150% en el índice de respuesta. Los mensajes que más éxito tuvieron fueron los que hacían hincapié en las normas sociales y los valores familiares, reflejando la fuerte influencia que la cultura tradicional italiana sigue teniendo en la toma de decisiones cotidiana de los ciudadanos.

Para garantizar la mejor oportunidad de aumentar los índices de respuesta, fuimos más allá de nuestras recomendaciones de mensajería y consultamos al Ayuntamiento sobre estrategias de aplicación para poner en práctica nuestras conclusiones. Asesoramos al Ayuntamiento de Roma sobre cómo integrar nuestras estrategias basadas en datos en sus prácticas institucionales, y apoyamos el desarrollo de una unidad interna de comportamiento para dirigir este proceso.

Una ciudad para todos

Gracias a nuestro trabajo, miles de romanos dieron su opinión sobre el gasto público, personas que de otro modo no habrían hecho oír su voz. Y gracias al aumento de la tasa de respuesta, el Ayuntamiento de Roma pudo asignar su presupuesto de la manera que mejor se adaptaba a una mayor proporción de su población.

Los presupuestos participativos garantizan que los habitantes de las ciudades desempeñen un papel activo en su configuración. Pero sus principales objetivos se ven frustrados si existen demasiadas barreras a la participación, incluidas las conductuales y cognitivas. Apoyarse en palancas conductuales, como las estrategias de encuadre que desarrollamos para Roma, puede ayudar a garantizar que las democracias locales sean realmente representativas de todos los ciudadanos.

Read Next

Case Study

Dinero guiado

Combinar la ciencia del comportamiento y la IA para favorecer el bienestar financiero de los empleados

Notes illustration

Eager to learn about how behavioral science can help your organization?